Bordeando la sierra de Gredos

IMG_3249

Esta ruta consiste en bordear la Sierra de Gredos, cruzando toda La Vera hasta Arenas de San Pedro, subir por el puerto del Pico, y volver por la AV-94, bajando por Tornavacas hasta el valle del Jerte. Nosotros la hicimos desde Badajoz, pero realmente la ruta interesante comienza y termina en Plasencia.

Captura

Partiendo de Plasencia cogemos la EX-203, para recorrer toda la Vera, desde Tejeda del Tiétar hasta Madrigal de la Vera, último pueblo antes de entrar en la provincia de Ávila (parar en la Garganta de Alardos y girar a la izquierda para ver el puente romano, yo me lo pasé de manera imperdonable).

Conocíamos hasta Villanueva de la Vera, y esta zona  tienes infinidad de gargantas y cascadas por toda la ruta ( te recomiendo especialmente, a parte del Puente Romano de Madrigal de la Vera ya comentado, la Cascada del Diablo en Villanueva de la Vera o la Garganta de Cuartos en Losar de la Vera, que son de parada obligatoria).

A partir de Madrigal de la Vera el terreno era nuevo para nosotros. Paramos a comer en Candeleda, pueblo muy animado y bastante bonito.

IMG_3104

Para seguir ruta dirección Poyales del Hoyo, parando primero en un extraño, cuando menos, parque megalítico privado denominado La Guaña, muy curioso.

Tras pasar Poyales del Hoyo hay que parar en la Garganta del río Arbilla. Una espectacular cascada que cruza bajo la carretera y cae monte abajo, envuelto ya en un entorno de pinar.

Nos metemos de lleno en el bosque de pinos dirección a Guisando, por una estrecha carretera plagada de curvas, que termina en el Pantano de Ríocuevas, ya a la entrada de Arenas de San Pedro.

Aquí comienza una de las zonas más esperada, que tras pasar Arenas de San Pedro, y tomar dirección Ávila por la nacional N-502, te comienza a subir el maravilloso puerto del Pico, que te espera en su punto más alto tras la población de Cuevas del Valle,

y siempre acompañado de la espectacular calzada romana que se mantiene intacta tal y como la dejaron las legiones romanas. Una pasada.

 

Pasado el puerto, nos desviamos por la AV-941 dirección San Martín del Pimpollar, por unas carreteras que van enseñando las primeras estribaciones de la sierra de Gredos. Paramos a tomar un café en el Parador de Gredos, digno de por lo menos parar para poder admirar, y seguimos camino hacia nuestro destino en Navarredonda de Gredos, donde pernoctaremos bajo la atenta mirada de las montañas nevadas.

Al día siguiente partimos hacia Hoyos del Espino, para subir a la plataforma de Gredos, y desde allí enlazar con Navacepeda de Tormes y tomar dirección Barco de Ávila.

De ahí enlazamos con la N-110 hasta llegar al puerto de Tornavacas, donde coincidimos con los miles de visitantes que han venido a ver la floración de los cerezos, más coches que un 15 de agosto.

Tras bajar un rato por el Jerte en caravana, decidimos salirnos por el Tormo para salir a Cabezabelloza, y descubrir una carretera espectacular para la moto a la altura de Villar de Plasencia, con un magnífico asfalto y unas cuantas curvas de horquillas de amplio radio. Al fin en Plasencia para parar a comer. Ruta totalmente recomendable.

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s